LA MEDICINA COMPLEMENTARIA EN CASOS DE AUTISMO

terapias naturales y autismo

El empleo de la medicina natural o alternativa, es empleada de forma más frecuente de lo que se esperaba, especialmente para el tratamiento de personas con autismo y sus familias. Como ya introdujimos en nuestro artículo sobre el empleo del reiki para cuidadores y familiares de grandes dependientes, las terapias naturales son nuestro gran aliado, no sólo en el tratamiento de nuestros enfermos o personas dependientes, sino también para aquellos familiares que deben cuidar de ellos. 

Según un artículo publicado por numerosos medios de comunicación, muchas familias que tienen hijos con un trastorno autista, u otra discapacidad del desarrollo, recurren a la medicina complementaria. Un equipo entrevistó a un grupo de familias de California con hijos con algún tipo de discapacidad y/o autismo, halló que un tercio utilizaban terapias alternativas o complementarias, que incluían desde suplementos dietarios hasta procedimientos más invasivos.

Esta noticia no nos debe sorprender, en nuestro blog nos hemos hecho eco, no sólo de cómo ciertos hospitales públicos empiezan a emplear el reiki como tratamiento complementario, sino que también importantes instituciones encargadas de la investigación y lucha contra graves enfermedades como la Cancer Research UK, o la asociación Parkinson´s UK encargada de la investigación del Alzheimer, recomiendan el empleo de las terapias complementarias para el tratamiento y mejora de la calidad de vida de las personas aquejadas de numerosas dolencias.

“El uso de las terapias complementarias y alternativas está bastante generalizado, pero son especialmente populares entre las familias con hijos que padecen autismo”, indicó la doctora Kathleen Angkustsiri, pediatra especializada en desarrollo y conductas del Instituto MIND del Centro Médico Davis de University of California y coautora del nuevo estudio.

Se estima que en Estados Unidos uno de cada 88 niños padece un autismo. Para algunos síntomas existen fármacos y psicoterapias, pero el autismo no tiene cura. Y no todos los niños mejoran significativamente con los tratamientos tradicionales, según publica el equipo de Angkustsiri en Journal of Behavioral and Developmental Pediatrics. El tratamiento es crónico y no siempre controla otras enfermedades asociadas, como la ansiedad, el insomnio y los problemas estomacales. Por eso, las familias recurren a la medicina complementaria y alternativa.

“Queremos alentar el diálogo entre las familias y los médicos”, sostuvo Angkustsiri. Su equipo revisó los datos de un estudio sobre 578 niños con síndrome de autismo diagnosticado y 125 niños con alguna otra discapacidad confirmada clínicamente, con edades de entre dos y cinco años de edad y nacidos en California.

El equipo observó que los niños con autismo eran más propensos que los niños con otra discapacidad a recibir tratamientos tradicionales. Eso, para los autores, sería porque existen pocas recomendaciones sobre la atención de las discapacidades, mientras que las guías para la atención del autismo incluyen el uso de terapias complementarias.

Además, el 39% de los niños con autismo y el 30 por ciento de aquellos con otra discapacidad, estaban recibiendo algún tipo de terapia complementaria o alternativa. Las más comunes eran los suplementos dietarios y las dietas especiales, como la libre de gluten. Ningún niño con otros tipo de discapacidad estaba recibiendo tratamientos que los investigadores consideraron invasivos, sin aprobación o potencialmente dañino.

“Cuando la mayoría de la gente piensa en medicina complementaria y alternativa, la respuesta automática es que se trata de un tipo de tratamientos peligrosos, pero muy pocas familias del estudio estaban utilizando tratamientos invasivos”, dijo Angkustsiri.

Los niños que recibían los tratamientos más tradicionales eran más propensos a recibir terapias complementarias o alternativas también. Eso, para Angkustsiri, sugiere que las terapias adicionales estaban complementando los métodos más tradicionales de atención en lugar de reemplazarlos.

Los niños de padres universitarios eran más propensos a recibir terapias complementarias y alternativas que el resto. “Esos padres tendrían más recursos, más tiempo, más disponibilidad para consultar en Internet y complementar los tratamientos”, dijo Angkustsiri.

Por lo que los resultados de este estudio, no sólo avalan el empleo de las terapias naturales como el reiki, la osteopatía, la medicina china, el ayurveda, el biomagnetismo… no sólo no desplazan el empleo de la medicina alopática, sino que facilita y complementa su uso y aplicación. Así y no menos importante, cómo estas técnicas tradicionales pueden ayudarnos a conseguir una mayor y mejor calidad de vida.

One thought on “LA MEDICINA COMPLEMENTARIA EN CASOS DE AUTISMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s