EN LA OSCURIDAD

DSCN4053

A veces los niños se despiertan llorando y gritando que no quieren dormir en la oscuridad. La temen porque no ven y se imaginan espectros y monstruos acechándoles mientras cierran sus ojos. A veces los adultos también tememos a la oscuridad porque hemos aprendido que lo negro y oscuro es peligroso y amenazante, pero nada más lejos de la realidad.

Decidle a los niños que el vientre de la madre es maravillosamente cálido y oscuro, que las semillas crecen y despiertan bajo la tierra entre oscuridad y humedad.

Que las estrellas más brillantes se observan cuando la noche es más oscura sin luna y que la vida surge de esa materia oscura con la que se creó el universo y con la que se sigue expandiendo.

Decid a todos que somos oscuridad y luz.

Que la luz más hermosa resplandece en lo más oculto.

Que nada creado en los múltiples universos escapa a esta oscuridad y a esta luz.

No temed nada pues la vida se abre paso en la calma, en soledad  y con el ruido ensordecedor del silencio.

María Eugenia González, maestra de reiki en Kenko.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s